Loading…

Historia

De la Expo Milán a La Araucanía

El Pabellón Araucanía es una historia de afectos y hospitalidad de lo que ofrece nuestra tierra en materia de sustentabilidad alimentaria, siguiendo la temática central de la “Expo Milán 2015″, donde este pabellón se presentó al mundo como embajador del país.

En su génesis, el Gobierno de Chile llamó a un concurso público a través de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA) para el diseño de una propuesta conceptual y arquitectónica para el pabellón chileno en la Expo Milán, adjudicando el proyecto los arquitectos Cristián Undurraga y Sebastián Mallea.

pabellón Araucanía desde calle Manuel Bulnes

Inspirados en el concepto de los alimentos y la cadena de afectos que hay detrás del trabajo artesanal de cada pequeño y mediano productor, los arquitectos dieron vida a este pabellón de 1.910 metros cuadrados construidos con un 80 por ciento de madera de pino radiata y estructuras metálicas que simulan un gran “canasto de mimbre”. Un tejido cálido y bello enfocado en el arte de la hospitalidad, entendiéndola como: “la razón de ser de la arquitectura, en ella se manifiesta su utilidad, pero no define una forma; define un modo. Por eso en el pabellón propusimos una gran “viga habitada” de madera laminada de pino radiata, donde lo tectónico y lo artesanal aparecían como una estrategia de resistencia frente a la seducción del espectáculo”.

Así nació este gran obra que debutó en la ciudad de Milán, Italia, un 01 de mayo del 2015 y se mantuvo por seis meses con un alto interés y la visita de un millón 200 mil personas que visitaron la Expo Milán, quienes recorrieron los distintos espacios dedicados a la gastronomía y nuestros productores, que mezcla lo fino y lo rústico; siendo premiado por el Bureau International des Expositions (BIE) con la “Medalla de Plata en Arquitectura y Paisaje”; “Mención Honorífica a la Arquitectura”; y “Triple Premio a la Sustentabilidad”.

Respecto al nombre del pabellón, la comisión chilena a cargo apeló al poema: “El amor de Chile”, del poeta nacional Raúl Zurita, que habla de que en Chile y “en este mundo, todas las cosas hablan de amor…”.

“Encontramos que Zurita decía lo que nosotros queríamos verbalizar y lo hacía con una voz poética (…) Con la idea fuerza de “El amor de Chile”, lo que hicimos en el pabellón fue reflejar esta cadena de afectos. Una cadena que hablaba primero del territorio, iluminado por la poesía; luego de las personas que habitan en él, que lo cultivan y nos ofrecen sus frutos, para terminar finalmente con una larga mesa que fue la invitación de Chile a esta Expo”, concluyeron.

Mejor Obra 2018

Luego de su participación en la Expo Milán 2015, el pabellón regresó a Chile en busca de un nuevo hogar. Fue con este motivo que el Gobierno de Chile impulsó un concurso a través del Ministerio de Relaciones Exteriores para evaluar una propuesta de desarrollo para la construcción, resultando ganador el proyecto presentado por el Gobierno Regional de La Araucanía, que destacó por su enfoque en hacer del Pabellón un centro cultural abierto y amigable, centrado en el desarrollo del modelo económico de Comercio Justo para los pequeños y medianos productores y con sentido de pertenencia local.

En el mes de agosto del 2016, se iniciaron las obras de instalación del “Pabellón Araucanía”, con el armado de dos mil vigas de madera y sólidos cimientos para edificar una estructura de 2 mil metros cuadrados, con 60 metros de largo y 15 de ancho, situada a los pies del cerro Ñielol en Temuco. En diciembre de 2017 se determina que quien administrará este espacio será la Corporación de Desarrollo Araucanía.

Una vez finalizadas las labores de implementación y terminaciones, esta majestuosa obra fue inaugurada ante más de 2000 personas el día 31 de Enero de 2018 por la ex Presidenta Michelle Bachelet y desde Febrero de ese año se encuentra abierto a la comunidad.